Casalud, modelo para revolucionar la atención en las unidades de primer contacto

Actualmente las enfermedades no transmisibles son una de las mayores amenazas para la salud global y para la estabilidad de los sistemas sanitarios.

Consciente de esta situación, Fundación Carlos Slim creó una iniciativa alentadora: Casalud. Creada por la Fundación con el apoyo del Gobierno mexicano y el respaldo de evaluación de Eli Lilly and Company.

Conoce más: Modelo CASALUD/MIDO

Casalud nació como un modelo para revolucionar la atención en las unidades de primer contacto, vincularlas al hogar de los pacientes y contribuir a solucionar tres de los retos más apremiantes en materia de Salud Pública en México:

1 Las enfermedades crónicas no transmisibles.

2 La salud materna e infantil.

3 La prevención de enfermedades por grupos de edad.

Casalud está basado en cuatro ejes: la disponibilidad de infraestructura física y humana apropiada; el impulso al abasto adecuado de insumo y pruebas de laboratorio; el fortalecimiento del capital humano, y el diseño de innovaciones tecnológicas y de conectividad.

Las herramientas en las que se apoya el modelo son la Medición Integrada para la Detección Oportuna (MIDO®) y soluciones tecnológicas como el Portafolio Digital, plataforma electrónica que brinda al profesional de la salud información actualizada y herramientas para elevar la calidad de la atención.

Fundación Carlos Slim genera acciones para ayudar a resolver los principales problemas de salud de la población más vulnerable de México y el resto de América Latina, a través de soluciones innovadoras, sustentables y replicables.

Fundación Carlos Slim tiene como vocación la formación integral de las personas de todas las edades, en México y América Latina, para que fortalezcan sus capacidades, habilidades y puedan insertarse activamente en el desarrollo económico y social, logrando más oportunidades y una mejor calidad de vida.

Para ello, trabaja con instituciones académicas, gobiernos y organizaciones de la sociedad civil, para que sus programas de educación, salud, empleo, justicia, migrantes, seguridad vial, desarrollo humano, deporte, medio ambiente, cultura, ayuda humanitaria y desarrollo económico, beneficien a la mayor cantidad de personas, con especial énfasis en los grupos más vulnerables.