‘El lugar de la palabras en común’ en el Atrio de San Francisco

La Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México en colaboración con redes y organizaciones de la sociedad civil, invitan a la exposición El lugar de la palabras en común en el Atrio de San Francisco a partir del 23 de julio.

La obra propone espacios para el encuentro que propicien posibles lazos de solidaridad y confianza entre las y los visitantes. Además, en un muro aledaño se presentarán casos donde la organización de las personas ha generado un cambio positivo.

Las artistas Rita Ponce de León y Esthel Vogrig de la mano de un grupo interdisciplinario de personas trabajaron conjugando artes visuales, pensamiento coreográfico, arquitectura, artesanía y gestión cultural. En diálogo con organizaciones que trabajan por los derechos humanos en México, plantearon esta intervención que propone generar un conocimiento colectivo a través de crear frases colaborativamente, de descubrir nuevas formas de nombrar lo que nos concierne y reconocer la potencia de unirnos y organizarnos para impulsar cambios.

De acuerdo con datos del INEGI y otras encuestas nacionales, la sensación de seguridad en México ha ido desapareciendo en los últimos años a raíz de las múltiples formas de violencia que han ido en aumento. La impunidad en nuestro país siembra desconfianza en la justicia y en las instituciones, pero también en otras personas. Lo cual debilita a las comunidades y los lazos humanos y nos hace más vulnerables a la violación de nuestros derechos y nuestra integridad.

Sin embargo, frente a esta realidad, también se han despertado nuevos vínculos de solidaridad y empatía que se traducen en formas de organización social. Estas han mostrado ser un bastión importante para cambiar realidades individuales y colectivas, impulsando propuestas para tener un sistema de justicia en el que se pueda confiar para vivir sin miedo.

Primero, la espiral, que recuerda a construcciones vernáculas de barro existentes en esta y otras regiones del mundo. Tiene diferentes alturas y ángulos que sugieren varias maneras de encontrarnos: en una banca, en un asiento que te presenta ante otra u otro, o en una mesa con juegos de palabras. En estas mesas, frases provenientes de diferentes momentos y movimientos sociales en busca de justicia son un punto de partida para componer otras nuevas y crear un paisaje de ideas en común. Segundo, cinco espirales pintadas en uno de los muros que delimitan el patio presentan procesos paradigmáticos que han hecho aparecer la justicia, la confianza y el cambio social, producto de la solidaridad y la lucha colectiva a través de acciones de la sociedad civil.

Desde el 23 de julio y hasta el 10 de noviembre, tiempo en que se presenta la instalación, también habrá distintas actividades. En ellas, se presentarán artistas, comunidades, movimientos y organizaciones que estarán invitándonos a experimentar con nuestros sentidos y a compartir conversaciones y silencios para generar encuentros.

La intervención El lugar de la palabras en común, es posible por la colaboración de Articulo 19, Amnistía Internacional, Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, El Día Después, Equis Justicia para las Mujeres, Fondo Semillas, Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, Grupo de Información en Reproducción Elegida, Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, Red Todos los Derechos para Todos y Todas y Servicios y Asesoría para La Paz.