Publicado el 15 de julio de 2017 a las 10:00 am.

Hace unos días se dio a conocer la noticia que un iceberg cuatro veces del tamaño de la Ciudad de México se desprendía de la Antártida.

De acuerdo con los científicos que trabajan en la zona desde hace años, este suceso no se debe al cambio climático, sino a un evento natural. Sin embargo, este desprendimiento deja vulnerable a la plataforma de hielo.

El iceberg que se calcula pesa más de un billón de toneladas métricas, es considerado el más grande de la historia, y se ha desgajado de la barrera Larsen C, una plataforma de hielo flotante pegada a la Antártida occidental, al sur del continente americano.

Conoce más: Deshielo de glaciar del Antártico podría ser menor a lo previsto

Adrian Luckman, de la Universidad de Swansea, señaló: “Anticipábamos este evento desde hacía meses, y nos sorprendió que tomara tanto tiempo para que se abriera la brecha en los últimos kilómetros de hielo. Seguiremos vigilando el destino de este enorme témpano”.

Satélites de la NASA y la Agencia Espacial Europea, vigilan la plataforma y han ofrecido imágenes dramáticas del desprendimiento que han despertado interés más allá de la comunidad científica.

El desprendimiento final fue revelado en una imagen térmica infrarroja del instrumento satelital Aqua MODIS de la NASA.

Se espera que el iceberg navegue a la deriva durante años antes de fragmentarse y llegar a zonas habitadas. Los científicos señalan que no representa peligro alguno para las poblaciones más cercanas, sin embargo, los cruceros y barcos que navegan por esa ruta marítima deberán extremar precauciones conforme avance el tiempo.

Fundación Carlos Slim realiza acciones de adaptación y mitigación para la conservación de la biodiversidad. Estos proyectos contribuyen a la Estrategia Nacional de Cambio Climático. La mayoría de los proyectos son desarrollados en áreas naturales protegidas federales, en apoyo a las acciones de manejo y conservación que realiza la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).