Publicado el 16 de julio de 2017 a las 10:00 am.

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), hallaron un lobo con vestigios de oro enterrado por sacerdotes aztecas hace más de cinco siglos.

El descubrimiento tuvo lugar detrás de la Catedral Metropolitana. En total, se encontraron 22 piezas las cuales incluyen una argolla nasal, pendientes y un pectoral, fabricadas con láminas de oro.

En 1900, la bóveda se dañó por una tubería, y trabajadores estuvieron cerca de las piezas de oro, sin embargo, no notaron su presencia. “Si hubieran visto los objetos de oro, inmediatamente hubieran saqueado el depósito”, señaló Leonardo López, líder del equipo de arqueólogos.

En el México prehispánico, el lobo mexicano era sinónimo de un ser poderoso, ocupando una posición relevante dentro de las estructuras sociales mexicas.

La historia nos habla de la presencia de dos órdenes guerreras conocidas como caballeros águilas y caballeros jaguar. Los primeros procedían de la clase gobernante, en tanto que los segundos pertenecían al grupo social dominante. No obstante había una tercera orden poco conocida llamada caballeros pardos, cuyos integrantes procedían del pueblo: nacidos de la gente baja y de hombres de poca suerte.

Conoce más: Nace segunda generación de lobo mexicano en vida silvestre

Los guerreros pardos al parecer tenían como animal distintivo al lobo y eran reconocidos por su valor en las batallas, podían vestirse de algodón, traer zapatos en el palacio y asistir a los banquetes, aunque nunca, no importando la valentía demostrada ni los prisioneros hechos en batalla, podían llegar a ser tigres o águilas.

Actualmente la especie está considerada extinta en vida silvestre. Fue casi exterminada en la década de los setentas, como parte de una campaña de erradicación para evitar la pérdida del ganado.

La Alianza WWF-Fundación Carlos Slim, trabaja en la recuperación del lobo mexicano y su hábitat; en acciones de conservación de pastizales y biodiversidad asociada en Chihuahua, y en el conocimiento y conservación de la biodiversidad del Churince, Cuatro Ciénegas, Coahuila, entre otros proyectos.