Publicado el 18 de abril de 2017 a las 1:30 pm.

El cáncer infantil aumentó 13 por ciento en las últimas dos décadas, así lo revela un estudio del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A nivel mundial, el número de nuevos casos anuales de cáncer fue de 140 por cada millón de niños menores de 14 años.

La investigación se dio a conocer en la prestigiosa revista médica The Lancet Oncology, la cual señala que este aumento se podría deber a que existe una detección más temprana del padecimiento.

Se revisaron cerca de 300 mil casos y se concluyó que, la leucemia presenta mayor índice de detección en niños menores de 15 años, seguido de los tumores que afectan el sistema nervioso central y los linfomas.

Asimismo, se reveló que es mucho más probable que la predisposición genética sea la causa del cáncer en los niños que en los adultos.

Christoper Wild, director del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer, mencionó que ésta información que se arroja a la luz, ayuda “para aumentar la conciencia, comprender mejor la enfermedad y combatirla”.

Conoce más: Febrero 15 Día Internacional del Cáncer Infantil

De acuerdo con la OMS, en entornos de escasos recursos, el diagnóstico del cáncer se puede omitir debido a la ausencia del equipo necesario o la falta de conocimientos.

El estudio se realizó sobre un 10 por ciento de la población mundial de niños. La cobertura incluyó a casi un 100 por ciento de los menores en Europa occidental y América del Norte, pero solamente un 5 por ciento de África y Asia.

Desde el año 2011, Fundación Carlos Slim lanzó la Iniciativa Slim en Medicina Genómica, como una alianza con el Broad Institute del MIT y la Universidad de Harvard, e instituciones mexicanas de gran prestigio como el Instituto Nacional de Medicina Genómica y el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, con la finalidad de estudiar las bases genéticas causantes de enfermedades de alto impacto en México, como el cáncer de mama, cabeza y cuello, linfoma y cuello del útero, entre otros.

La Iniciativa fue creada para el estudio de bases genéticas en la población latinoamericana y en el desarrollo de tratamientos personalizados para la atención de enfermedades con varios tipos de cáncer.

En los resultados de la primera fase se identificaron nuevos genes que nunca antes se habían vinculado con la ocurrencia del cáncer. La iniciativa ha generado 30 publicaciones científicas en revistas como Nature y Science, que sientan las bases para el desarrollo de tratamientos contra las enfermedades estudiadas. Se ha conformado una red de investigadores de 15 instituciones nacionales y extranjeras. La segunda fase de la Iniciativa, tiene como objetivo hacer la traducción de los descubrimientos de la primera fase, a herramientas que permitirán detectar de manera temprana el riesgo que tiene una persona de desarrollar cáncer, para poder establecer programas personalizados de prevención y control.