Publicado el 11 de marzo de 2017 a las 10:00 am.

Nuestros océanos están siendo infectados con miles de toneladas de basura cada día. La actividad humana se ha convertido en un peligro para todas las especies marinas y ecosistemas que en ellos habitan.

Alrededor de 8 mil millones de kilogramos de basura ingresan a sus aguas cada año. Su destino no es flotar sin rumbo: las playas son una parada para todos los desechos que no se hundieron o son el mal alimento de algún animal marino.

Tan sólo en el Océano Pacífico, existe tal cantidad de residuos plásticos que su extensión es equivalente a dos veces la superficie de los Estados Unidos.

Esta cantidad de plástico se le ha conocido como “el continente de plástico” y se compone de dos grandes masas de residuos, una al sur-oeste de Japón y otra al noroeste de Hawai, que comenzaron a formarse en los años 50.

Conoce más: Océanos sanos, un planeta sano

Un estudio realizado en 2015, llegó a la conclusión que en los océanos existen alrededor de 5,25 mil billones de unidades  de basura, lo cual, implicaría que en el año 2050 esta cantidad superará a la cantidad de peces en el océano.

Con el objetivo de reducir el impacto ambiental que generan estos desperdicios, algunos países han empezado a legislar la forma en que deben ser tratados sus residuos plásticos.

Además, la Organización de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente  (PNMA), ha lanzado una campaña mundial que busca eliminar para el 2022 los productos plásticos – especialmente aquellos que sólo se utilizan una vez-.

La Alianza WWF-Fundación Carlos Slim trabaja junto con socios locales y socios nacionales e internacionales. Suma esfuerzos, recursos financieros y humanos en busca de resultados trascendentales en materia de desarrollo sustentable y conservación de la biodiversidad en seis regiones prioritarias. Asimismo, trabaja de la mano con agencias gubernamentales federales y estatales a fin de que las inversiones contribuyan a las metas nacionales y regionales.

Surgió hace 14 años para proteger especies en peligro de extinción, por lo que actualmente se trabaja en la protección de mariposa monarca, el jaguar y 15 especies en el mar de Cortés.