Publicado el 12 de diciembre de 2016 a las 1:00 pm.

Christian Skoog, representante del Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef) en México, señaló que uno de los objetivos es que se cumplan los derechos de las niñas y los niños como está escrito en la Convención de 1989, la cual ha sido ratificada por todos los países miembros a excepción de Estados Unidos: “El reto es llegar a los más excluidos, a los más alejados, a los niños que viven en la sierra o la montaña en estados como Guerrero, y que no tienen las mismas esperanzas que los niños que viven en las mejores zonas urbanas”.

Para el representante del organismo internacional, la educación es el principal igualador porque garantiza una vida más digna. Además de trabajar para que todos los niños y niñas tengan acceso a educación de calidad sin que el factor económico sea determinante, se busca que no exista diferencia de género, ya que en algunas comunidades las niñas siguen siendo relegadas.

En 2014, en México se aprobó la Ley General de los Derechos de Niñas y Niños y Adolescentes, y Unicef está apoyando para que cuanto antes se aplique en todos los estados.

Conoce más: UNICEF: México prioriza atención a la niñez

Skoog, destacó que nuestro país ha sido pionero en acciones en favor de la infancia y ejemplo a seguir para otros países y destacó que las autoridades sanitarias hayan declarado emergencia sanitaria por la diabetes.

“Hay que luchar desde varios ámbitos, cuidar que se alimenten bien, de manera sana, promover la actividad física, regular la venta de comida y bebidas chatarra y hacer conciencia en la población”, expresó.

Conoce más: Obesidad infantil, principal riesgo para desarrollar diabetes

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT), uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años presenta sobrepeso u obesidad. La principal causa que ocasiona este problema radica en los malos hábitos de los menores, desarrollando una posibilidad del 70 por ciento de sufrir de sobrepeso en la edad adulta.

A través de los programas educativos de la Fundación Carlos Slim, se contribuye mediante el otorgamiento de diversos insumos, la formación de estudiantes, apoyándolos desde sus primeros años de vida hasta sus estudios de posgrado, comprometiéndose a la creación de una sociedad libre, saludable, justa y próspera.