Publicado el 28 de diciembre de 2016 a las 4:00 pm.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el continente americano se cuenta con más de 62 millones de personas con este padecimiento, y se calcula que para el año 2040 la cifra alcance los 109 millones. Las consecuencias económicas para el sector salud en América ascenderán de 383 mil millones de dólares a 446 mil millones en 2040.

En sólo 16 años, se ha duplicado el número de casos. En el año 2000 se estimaba que alrededor de 171 millones de personas en el mundo eran diabéticas. En el 2016 son más de 347 millones y se espera que sean 370 millones en 2030.

Una encuesta realizada por la Universidad Tecnológica de México y la Federación Mexicana de Diabetes, el 85 por ciento de los mexicanos cree que puede llegar a desarrollar diabetes en el futuro por su estilo de vida, su alimentación y sedentarismo. México ocupa el primer lugar con el mayor número de muertes por diabetes en América Latina. Tan sólo en 2015 la cifra de decesos alcanzó las 98 mil muertes como consecuencia de algún padecimiento derivado de esta enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que la diabetes es una de las cuatro enfermedades no transmisibles prioritarias debido a su frecuencia, alto costo y complicaciones que afectan directamente la calidad de vida de quienes han desarrollado el padecimiento.

Conoce más: Fundación Carlos Slim en el Día Internacional de la Diabetes

Fundación Carlos Slim, a través del modelo integral CASALUD busca solucionar los retos más apremiantes en materia de Salud Pública en México identificando de manera oportuna enfermedades crónicas no transmisibles como: diabetes, hipertensión arterial, obesidad y cáncer. A través de la reingeniería de los servicios en los centros de salud de primer contacto.

Mediante el desarrollo de la Medición Integrada para la Detección Oportuna (MIDO®), se ha establecido un protocolo de tamizaje de cinco factores de riesgo: peso, presión arterial, glucosa, colesterol y función renal. Para determinar el estado físico de las personas e identificar si padecen alguna enfermedad no transmisible.