Publicado el 12 de mayo de 2017 a las 11:00 am.

La comunidad internacional se ha unido para salvar a la marsopa más pequeña del mundo, la vaquita marina.

El Fondo Mundial para la Naturaleza WWF ha sumado voces y organizaciones para evitar que los últimos 30 especímenes desaparezcan.

Como parte de la campaña de protección de la Vaquita Marina, la organización impulsa tres propuestas para evitar la extinción de este mamífero:

  • Prohibir definitivamente el uso de redes de enmalle en el Alto Golfo de California o Mar de Cortés y desarrollar artes de pesca alternativas para las comunidades de Sonora y Baja California.
  • Reforzar el combate a la captura ilegal de pez Totoaba, que es la principal causa de mortandad del mamífero marino en mayor peligro del mundo.
  • Detener el tráfico ilegal de pez Totoaba de México a China, que pasa por Estados Unidos.

A su vez, las autoridades mexicanas han incrementado el nivel de seguridad en el Alto Golfo de México, lugar donde habita la vaquita, para evitar la caza ilegal del pez Totoaba.

Actualmente, en la zona se encuentran patrullando más de 300 elementos de la Secretaría de Marina, 15 barcos y aviones no tripulados para vigilancia.

Por otro lado, existe un grupo de pescadores que trafican con la Totoaba debido al alto costo que se ofrece en el mercado negro por su vejiga natatoria o buche. Se estima que el precio por cada kilo de este órgano asciende a los 50 mil dólares.

El uso de redes de enmalle o agalleras para capturar a este pez catalogado en peligro de extinción, son la principal amenaza para las vaquitas.

En fechas pasadas, el presidente del Comité Internacional de Recuperación de la Vaquita Marina (CIRVA), Lorenzo Rojas, señalaba que se busca capturar entre 10 y 12 especímenes, con la finalidad de protegerlas en un “santuario natural” y así evitar su inminente extinción.

La iniciativa de WWF consiste en que las personas interesadas ingresen al sitio www.worldwildlife.org y firmen una carta con todos sus datos, que llegará al Presidente de México.

Desde 2004, el apoyo de fundaciones mexicanas y estadounidenses, en particular la Alianza WWF-Fundación Carlos Slim, ayudan al desarrollo y adopción de nuevas artes de pesca que no atrapan vaquitas, la capacitación de pescadores y el monitoreo acústico de la población de esta especie.