Satélite de la NASA obtiene información para predecir el cambio climático de la Tierra

El satélite experimental RAVAN entregó con éxito a la Administración Nacional de Aeronáutica (NASA) los datos para predecir los cambios en el clima de la Tierra.

Este instrumento fue lanzado a la órbita baja terrestre con la finalidad de probar nuevas tecnologías que ayuden a medir el desequilibrio de la radiación de la Tierra.

De acuerdo con la NASA el desequilibrio de la radiación de la Tierra, es la diferencia entre la cantidad de energía del Sol que llega a la Tierra y la que se refleja y regresa al espacio. El resultado estimado es menos del uno por ciento, el cual es responsable del calentamiento global y cambio climático, señaló el organismo.

Para ello, el satélite empleó dos tecnologías que nunca antes se han utilizado en una nave espacial en órbita: nanotubos de carbono, que absorben la radiación de salida, y un cuerpo negro de cambio de fase de galio para la calibración.

RAVAN empezó a recolectar y enviar los datos de radiación el 25 de enero y ha estado en operación por un periodo de tiempo más largo de su misión de seis meses.

Bill Swartz, principal investigador, señaló: “Sabemos que la radiación saliente de la Tierra varía mucho con el tiempo dependiendo de variables como nubes o aerosoles o cambios de temperatura. Una constelación puede proporcionar una cobertura global, 24/7, que mejorará estas mediciones”.

Los satélites pequeños, que incluyen los CubeSats, desempeñan un papel cada vez más importante en la exploración, demostración de tecnología, investigaciones científicas y educativas de la NASA.