Publicado el 12 de abril de 2017 a las 1:00 pm.

La Ciudad de México cuenta con más de 150 museos y galerías. Sus recintos y oferta cultural, la convierten en un referente internacional a la altura de ciudades como Nueva York, Paris o Madrid.

De acuerdo a un listado del periódico de circulación nacional El Universal, el Museo Soumaya, se encuentra entre los cinco mejores para visitar en la capital mexicana.

Museo Nacional de Antropología: Cuenta con la mayor colección de arte prehispánico del país. Sus piezas se remontan a los últimos años del periodo colonial, tras el hallazgo de la Coatlicue y la Piedra del Sol, mismas que están exhibidas en el recinto.

Museo Tamayo: Espacio para conocer lo más representativo y vanguardista del arte moderno y contemporáneo. Su acervo incluye artistas como Picasso, Miró, Álvarez Bravo, Bacon, Botero, Dalí, Felguérez, Gerzo, Goeritz, Lichtenstein, Magritte, Nishizawa, Orozco, Toledo y Warhol.

Museo Dolores Olmedo: Una ex – hacienda al sur de la ciudad es el hogar de este recinto. Inaugurado en 1994 con las colecciones de artes donadas por Dolores Olmedo, entre las que destacan artistas como Diego Rivera, Frida Kahlo, Angelina Beloff, Pablo O´Higgins y casi mil piezas arqueológicas, esculturas y objetos de arte popular.

Museo Soumaya Plaza Carso: Abierto los 365 días del año. Se ha convertido no sólo en un emblema cultural, sino en un referente arquitectónico para el país. Su acervo integra más de 60 mil piezas. Sobresale la colección más importante que existe fuera de Francia de Auguste Rodin. Es un recinto cultural que tiene por vocación coleccionar, investigar, conservar, difundir y exponer testimonios artísticos de México y Europa principalmente. Su objetivo es promover el conocimiento y disfrute de la obra estética mediante la realización de: exposiciones permanentes, temporales e itinerantes, catálogos y publicaciones mensuales, espacios lúdicos, conferencias, ciclos de cine, programas interactivos y más.

Casa Azul: Destino obligado para todos los visitantes del centro de Coyoacán. Se ha convertido en un lugar de culto para los admiradores de la vida y obra de Frida Kahlo. En su colección, se aprecian objetos personales, así como la mística creativa de una de las artistas más reconocidas del siglo XIX.