Publicado el 24 de noviembre de 2016 a las 10:29 am.
Un 24 de noviembre, pero 59 años atrás, Diego Rivera fallecía dejando uno de los legados artísticos más importantes en el mundo.

En los primeros años del siglo XX, el mundo vivió momentos de convulsión social y política. Mientras Europa se recuperaba de los estragos de la primera Guerra Mundial y Estados Unidos vivía las cruentas consecuencias de la crisis del 29, mejor conocida como la Gran Depresión, en México surgía el Muralismo, uno de los movimientos artísticos más importantes para la historia del arte mexicano.

Al término de la Revolución Mexicana, artistas e intelectuales de la época apelaban a una verdadera transformación social que reivindicara el orgullo nacional a través del indigenismo mexicano, sus mestizos, la clase baja y media que fueron delegados durante el Porfiriato.

El movimiento muralista encabezado por David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y Diego Rivera, transformarían la manera de pensar acerca de los indígenas mexicanos, destacando su cultura y la enseñanza de su historia. Una faceta olvidada por el pueblo de México.

Conoce más: Noche de Museos en el Soumaya – 30 de noviembre

Su impacto y su trascendencia influyó en los artistas del momento, tanto nacionales como internacionales en escala y contenido, muchos incluían ahora problemas de relevancia social en sus pinturas.A través del arte reinterpretaron en el nuevo siglo la identidad de una nación, dándola a conocer a nivel internacional.

Un 24 de noviembre, pero 59 años atrás, Diego Rivera fallecía dejando uno de los legados artísticos más importantes en el mundo.

Entre sus obras se encuentra:

  • El hombre controlador del universo.
  • El Cargador de Flores.
  • Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central.
  • Epopeya del pueblo mexicano.
  • Mural del Palacio Nacional.
  • Estudio del Pintor.
  • América Prehispánica.
  • Festival de las Flores.
  • Desnudo con Alcatraces.
  • Río Juchitán.

Su última obra en vida fue Río Juchitán (también conocida como Baño en el Río o Baño de Tehuantepec), la cual se exhibe desde el 2010 en el lobby del Museo Soumaya. Tiene una superficie trabajada de 26,87 metros cuadrados, y es el único de Rivera que presenta imágenes en anverso y reverso con una secuencia narrativa.

Museo Soumaya es un recinto cultural que tiene por vocación coleccionar, investigar, conservar, difundir y exponer testimonios artísticos de México y Europa principalmente. Su objetivo es promover el conocimiento y disfrute de la obra estética mediante la realización de: exposiciones permanentes, temporales e itinerantes, catálogos y publicaciones mensuales, espacios lúdicos, conferencias, ciclos de cine, programas interactivos, y más.