Publicado el 22 de diciembre de 2016 a las 10:00 am.

La exposición “Los rituales del Carlos: homenaje a Monsiváis y sus ma-nías” reúne más de500 piezas, entre dibujos, fotografías, maquetas, fotoesculturas, memorabilia, libros dedicados y partituras, así como las colecciones del ensayista y periodista, que constan de unos 19 mil objetos.

El nombre de la exposición juega con el nombre de uno de los libros de Monsiváis, Los rituales del caso, tiene como eje sus gustos y manías.

Rafael Barajas Durán “el Fisgón”, escritor, caricaturista y amigo de Monsiváis señalo: “Carlos también empezó a coleccionar porque era una forma de hacer crónica, así como de hacer turismo en el tiempo. De remontarse a los siglos XIX y XX y entender cómo funcionaba la sociedad de aquel entonces. Coleccionaba porque se divertía muchísimo. Era un poco el juego de la búsqueda del tesoro, del dato perdido, que está extraviado, pero que explica muchas cosas”.

Conoce más: El Estanquillo y La Esmeralda, joyas del México moderno

En cuatro grandes núcleos se divide la exhibición:

  • El primero: habla de la historia de la Ciudad de México, donde también se hace referencia a la inauguración del museo.
  • El segundo: gira en torno a las causas políticas por las que ha atravesado la urbe, uno de los temas favoritos del cronista de la Ciudad.
  • El tercero: se refiere a los personajes de la cultura en México. Durante su vida Monsiváis reunió a una iconografía de escritores, pintores, escultores y músicos del siglo XX, que han sido organizadas como una galería nacional.
  • El cuarto: está dedicado a los personajes y arquetipos populares de la ciudad en los siglos XIX y XX, como guiño a las exposiciones de costumbrismo que ha montado el museo.

De acuerdo con Rafael Barajas, Carlos Monsiváis quiso que el museo fuera un una suerte de Museo del Papalote, pero para adultos: “Y eso es lo que queremos hacer con la presente exposición, que sea lúdica y que permita darnos cuenta cuánto se divertía Carlos al coleccionar”.

En 2003, para revertir el deterioro del inmueble y adaptar los espacios a las necesidades del museo que se construiría en el lugar, el Fideicomiso del Centro Histórico en colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México, llevaron a cabo el proyecto de restauración que daría inicio al Museo del Estanquillo.

Monsiváis