Vacunación, la mejor arma contra el sarampión

El sarampión estaba virtualmente erradicado los Estados Unidos, sin embargo, desde el 2010 a la fecha, se han registrado más de mil 550 casos nuevos.

El motivo para que esta enfermedad tuviera un repunte cuando estaba a punto de erradicarse, se debe a los falsos argumentos filosóficos que sostienen que las vacunas generan daños a los menores.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sarampión es una enfermedad que transmite fácilmente entre la población y afecta especialmente a niños. Su tasa de infección había disminuido desde el año 2000 gracias a las campañas y programas de vacunación en todo el mundo.

Conoce más: Uno de cada 10 niños en el mundo no recibió ninguna vacuna en 2016: OMS

Peter Hotez, presidente del Instituto de Vacunación y desarrollo de Producto Sabin, señaló que en 2016, sólo en Texas había 45 mil niños que no habían sido vacunados por “razones de conciencia”, es decir, sin ninguna razón médica que lo avale, los padres han decidido no vacunar a sus hijos porque objetan el uso de vacunas y, especialmente en ese país, por la creencia de que las vacunas son más nocivas que beneficiosas para la salud.

La legislación estadounidense marca como obligatorio la vacunación en niños para asistir a la escuela. Sin embargo, prevé excepciones, entre las que se encuentran, para 45 de los 50 estados, las objeciones de conciencia.

En el caso de México señala Jean-Marie Okwo-Bale de la OMS, el problema se presenta cuando las personas no son vacunadas por fallas en los sistemas de salud no porque lo padres no deseen inmunizar a sus hijos,

Pablo Kuri, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, mencionó que en México no se tiene registros de una disminución voluntaria por parte de los padres en la vacunación de los infantes:

“Los argumentos que han esgrimido varios de estos grupos (antivacunas), por ejemplo que causan autismo, surgieron a partir de un estudio que se publicó en 1998, pero la revista que lo divulgó lo quitó porque tenía muchos problemas (metodológicos); estaba muy mal hecho, pero dejó sembrada la duda”.

Conoce más: Campañas de vacunación contra el sarampión, un éxito en América Latina

La Ley General de Salud en México en su artículo 8°, indica que es obligatorio tanto para el Estado como para los padres el cumplir con el Esquema Nacional de Vacunación, donde se incluye la vacuna “Triple Viral”, que protege contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis.

No hay excepciones contempladas en la ley y para ser recibido en una primaria pública, el niño debe contar con su cartilla de vacunación al día, a diferencia de en países como España, donde el vacunar es decisión exclusiva de los tutores.

En 2016, uno de cada 10 niños en el mundo no recibió vacunas en 2016, según los registros del Fondo de las Naciones Unidas para la Protección de la Infancia (Unicef).

Antes de la generalización del uso de la vacuna, el sarampión provocaba 2.6 millones de muertes anuales en el mundo. No existe un tratamiento para la enfermedad en sí, la única manera de evitarla es prevenirla, según la OMS.