Publicado el 8 de junio de 2017 a las 1:00 pm.

El documento “La ayuda a la educación se está estancando y no va dirigida a los países más necesitados”, publicado por la UNESCO, señala que la ayuda destinada a este sector ha disminuido por sexto año consecutivo.

La directora general de la UNESCO, Irina Bokova, advirtió que los actuales fondos económicos con los que se cuenta, no permitirán alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4, por lo que es necesario multiplicar la ayuda al menos por seis y destinarla a los países que más la necesitan.

Para Bokova, los donantes están desviando su atención de los países más pobres. Por ejemplo el África Subsahariana, donde viven la mitad de los niños sin escolarizar del mundo, recibe actualmente 1.300 millones de dólares, menos de la mitad de la cantidad recibida en 2002.

“Para alcanzar nuestros objetivos necesitaríamos multiplicar la ayuda al menos por seis, y ésta debería ir destinada a los países que más la necesitan. Sin embargo, observamos que los donantes en el ámbito de la educación están desviando su atención de los países más pobres”, advirtió.

El documento de la UNESCO presenta tres grandes propuestas para que los donantes vuelvan a dirigir su atención hacia la educación:

  • Este año la campaña de refinanciación de la Alianza Mundial para la Educación está intentando recaudar 3.100 millones de dólares para el periodo 2018-2020, con el objetivo de que se convierta en una operación de 2.000 millones de dólares anuales en 2020, o cuatro veces más que el nivel de actual de financiamiento.
  • El Mecanismo de Financiación Internacional para la Educación propuesto por la Comisión Internacional sobre la Financiación de las Oportunidades de Educación Mundial, afirma que para 2020 se podría recaudar alrededor de 10.000 millones de dólares anuales en financiación adicional para que los bancos de desarrollo amplíen sus operaciones relativas a la educación y se centren en países de ingresos medianos y bajos.
  • El fondo La Educación No Puede Esperar creado en 2016, se propone recaudar 3.850 millones de dólares de aquí a 2020, lo que transformaría la manera en la que se imparte la educación en situaciones de emergencia.

Fundación Carlos Slim reconoce la importancia de la educación para el desarrollo integral de una nación. Cada año sus programas contribuyen mediante el otorgamiento de diversos insumos, la formación de estudiantes, apoyándolos desde sus primeros años de vida hasta sus estudios de posgrado, comprometiéndose a la creación de una sociedad libre, saludable, justa y próspera.