Publicado el 21 de abril de 2017 a las 1:00 pm.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), informó que los países de las Américas, han logrado disminuir los decesos prematuros por enfermedades no transmisibles, sin embargo, señaló que se deben redoblar los esfuerzos para reducir hasta un 30 por ciento estas defunciones en el año 2030.

De acuerdo con el organismo, ya son catorce las naciones que reducirán en un 15 por ciento la mortalidad prematura en los próximos años.

Actualmente, 4.8 millones de personas mueren cada año en la región, debido a enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes y enfermedades respiratorias crónicas. Un 35 por ciento de esas muertes ocurren en personas menores de 70 años de edad.

Durante el encuentro realizado en Canadá, en la que participaron las autoridades sanitarias de cada país, se debatió cómo fortalecer el manejo y la vigilancia de las enfermedades no transmisibles y cómo integrar a diversos sectores como educación, finanzas, comercio o planeación urbanística y transporte, para fomentar la creación de ambientes saludables.

Conoce más: Diabetes, el Manual que te dice todo lo que debes saber

Asimismo, se discutió cómo aumentar la atención primaria para mejorar el diagnóstico y tratamiento en los sistemas de salud.

Entre las medidas que se reforzarán por su probada eficacia son: impuestos al tabaco, al alcohol y a las bebidas endulzadas con azúcar, así como la prohibición de la publicidad y comercialización de alcohol y tabaco, la reducción del consumo de sal y la promoción y protección de la lactancia materna.

Fundación Carlos Slim a través del modelo integral CASALUD, busca solucionar los retos más apremiantes en materia de Salud Pública en México identificando de manera oportuna enfermedades crónicas no transmisibles como: diabetes, hipertensión arterial, obesidad y cáncer. A través de la reingeniería de los servicios en los centros de salud de primer contacto.

Mediante el desarrollo de la Medición Integrada para la Detección Oportuna (MIDO®), se ha establecido un protocolo de tamizaje de cinco factores de riesgo: peso, presión arterial, glucosa, colesterol y función renal. Para determinar el estado físico de las personas e identificar si padecen alguna enfermedad no transmisible.