Publicado el 17 de febrero de 2017 a las 10:00 am.

La Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México (FCHCDM), en conjunto con once asociaciones, presentó el Observatorio Ciudadano de Poblaciones Callejeras.

Se trata del primer observatorio de este tipo en la Ciudad de México y tiene como finalidad generar un espacio institucionalizado en red que permita la recolección, análisis e interpretación de la información referente a poblaciones callejeras en la CDMX.

El observatorio nace a partir de que la FCHCDM observó la presencia constante de estos grupos de población, lo que lo llevó a generar un proceso de acercamiento con ellos, así con organizaciones que tienen una larga trayectoria de trabajo con personas en situación de calle.

Al presentar el Observatorio, Luis Enrique Hernández, de la organización El Caracol AC, señaló que éste busca “hacer visible lo invisible”, para que las políticas públicas puedan diseñar un marco administrativo y legal que permita darle a la población callejera atención especializada.

Conoce más: Fundación del Centro Histórico presenta diagnóstico de la Pensil

En este sentido, los niveles de intervención del observatorio serán: gestionar y generar información, contar con una plataforma de visualización de datos, realizar productos de comunicación, desarrollar acciones de incidencias en políticas públicas y promover la transferencia de tecnologías a otros territorios.

El Maestro Pablo Álvarez Icaza, coordinador académico de políticas públicas y legislativas de COPRED, señaló que la labor del Observatorio será fundamental, pues, por ejemplo, hay una carencia de información importante en torno a las poblaciones callejeras, ya que no se sabe con exactitud cuántas personas se encuentran en esta situación.

“El censo de 2010 arrojó que había siete mil personas en situación de calle en el DF, pero la medición no es absoluta porque se hizo en un solo día y sólo en ciertas zonas como estaciones del metro y paraderos. Esta cifra cada vez va siendo más caduca”, dijo.

Por su parte, el Doctor Vincenzo Castelli, experto internacional en políticas públicas y trabajo comunitario, señaló que el trabajo de calle debe estar enfocado a la educación, animación y reducción de daños.

“Una intervención sensata debe realizarse en conjunto con los ciudadanos que conviven con los habitantes de la calle. Debe ser un trabajo de red para construir ofertas diversificadas para esta población; tiene que ser un trabajo legal para proteger sus derechos; una labor cultural con talleres teatrales, de escritura, de baile; y un trabajo que impulse las empresas de calle, pues sus habitantes son candidatos perfectos para implementar este tipo de emprendimientos”.

En el Observatorio participan, además de la Fundación del Centro Histórico, las siguientes asociaciones: El Caracol A.C, DAT, Mi Valedor, Tejiendo Otro Mundo, Comedor Vicentino AC., ASIICSO HABITUS AC., Estudio integral de artes marciales y disciplinas psicofísicas de China, Academia de Platón, Aliados Indígenas AC., Grupo In situ AC y Tu comunidad, Tu Biblioteca.