Publicado el 8 de marzo de 2017 a las 12:42 pm.

Fundación Carlos Slim estuvo presente en la 7th. International Conference on Global Health celebrada en la ciudad de Miami, Florida, del 7 al 9 de marzo.

El doctor Tapia-Conyer, Director General de la Fundación, fue invitado para impartir la conferencia “Impacto del Cambio Climático en la Salud Pública”, en la que abordó importantes temas como el aumento de la temperatura global en los últimos 30 años debido principalmente a la acción de las actividades humanas que favorecen la liberación a la atmósfera de gases de efecto invernadero.

Los efectos del cambio climático son planetarios, llegando a todos los organismos vivos. El ciclo vicioso del clima extremo, el aumento del nivel del mar, el aumento de la temperatura y los niveles de dióxido de carbono, afectan negativamente todos los aspectos de la vida humana, y la salud no es una excepción.

Las consecuencias del cambio climático en la salud, serán las siguientes:

  1. Aumento de las enfermedades respiratorias y las alergias debido a la contaminación del aire y una exposición más larga a los alergenos.
  2. El estrés relacionado con el clima que facilita las enfermedades crónicas y las complicaciones.
  3. Modificación de los patrones geográficos y temporales en las enfermedades infecciosas.
  4. La seguridad alimentaria se ve comprometida como resultante de las reducciones en los cultivos, producción pesquera y valores alimentarios bajos.

Los cambios en la geografía obligarán a la migración humana, facilitando el hacinamiento y el agotamiento de los recursos.

Este escenario de múltiples amenazas a la salud pública necesita ser abordado de manera integral y científica para estar preparado y mitigar los impactos negativos.

Aunque todavía son potencialmente manejables, las proyecciones del cambio climático a finales del siglo XXI basadas en las tendencias actuales son preocupantes y ponen en peligro el delicado equilibrio de la salud en todo el planeta.

El objetivo de la 7ª Conferencia fue presentar, analizar y discutir los riesgos y el progreso científico en temas clave sobre la salud mundial y la grave amenaza de las enfermedades emergentes. Esto incluye nuevos enfoques de investigación y soluciones científicas y tecnológicas innovadoras contra las amenazas globales.

La Conferencia de 2017 abordó las prioridades en salud global, el cambio climático y la salud, el dengue, el brote de Zika en la región y el brote de microcefalia en Brasil, la amenaza de resistencia antimicrobiana, el impacto de la vacuna contra el virus del papiloma humano y la salud en poblaciones inmigrantes, así como nuevas amenazas para la salud pública.

La Conferencia contó con 80 participantes de 20 países, como Estados Unidos, Francia, países de América Latina y el Caribe. Entre ellos se encuentran representantes de alto nivel de los ministerios de salud, presidentes de las asociaciones científicas regionales más relevantes, expertos de los CDC, expertos regionales en salud pública, enfermedades infecciosas y políticas públicas.