Publicado el 11 de julio de 2017 a las 10:32 am.

Científicos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (Iteso) estudian la relación del estrés y el ruido con la salud.

Los investigadores recolectaron muestras periódicas de saliva en 30 hombres en edades productivas sometidos a un ambiente con niveles de ruido por encima de 85 decibeles al menos ocho horas diarias durante un periodo de cinco años o más.

Posteriormente, los resultados fueron comparados con personas que se encuentran en zonas de poco ruido que no superaba los 65 decibeles por día.

Para el desarrollo del proyecto, los investigadores compararon los resultados de zonas ruidosas y no ruidosas urbanas respecto a niveles de cortisol, depresión, horas-sueño y consumo de alcohol.

Conoce más: El estrés también afecta al corazón

Everardo Camacho Gutiérrez, doctor del Departamento de Psicología, Educación y Salud de la institución, señaló: “Encontramos que el ruido aumenta el nivel de cortisol en saliva. Esta es una hormona de todo un eje de reacción biológica”.

El académico explicó que existen investigaciones que demuestran que si el nivel de cortisol es alto, el sistema inmunológico se inhibe y deja de operar de manera efectiva.

Ello genera que cualquier virus o bacteria ataque, lo cual hace a la persona más susceptible a enfermedades bajo condiciones de estrés que pueden conllevar a depresión y dificultades para conciliar el sueño, apuntó.

“Los efectos en la salud son a mediano y largo plazo. Este es uno de los ejemplos de cómo variables ambientales, como el estrés en forma de ruido, nos vuelve más vulnerables a contraer alguna enfermedad”, puntualizó Claudia Vega Michel, académica del Iteso.