Publicado el 16 de febrero de 2017 a las 4:30 pm.

La firma se realizó entre Durango y la Fundación Telmex, en donde jóvenes duranguenses tendrán participación durante la Copa Telmex-Telcel que reúne a más de 500 mil jóvenes mexicanos.

La Copa Telmex-Telcel es el torneo de futbol amateur más grande del mundo que busca promover la activación física para alejar a los jóvenes de adicciones, promover la integración familiar y elevar su calidad de vida. Razón por la cual ha sido reconocida en 9 ocasiones con el Récord Guinness

Federico González, ex directivo del equipo de futbol Pumas, mencionó que la fundación Telmex, además de la Copa de futbol, cuenta con un torneo denominado De la Calle a la Cancha, en donde se rescata a jóvenes que viven en situaciones de extrema pobreza, además de la ya conocida Copa Telmex Adrián Fernández de Béisbol.

Conoce más: Buscan prevenir el trabajo infantil con el programa De la Calle a la Cancha

El director del Instituto Estatal del Depote, Alejandro Álvarez, señaló: “Es un orgullo tener a la gente de Fundación Telmex, y aparte que nos siguen apoyando e impulsando el deporte en el estado de Durango. Queremos trabajar en el tema de la prevención del delito, para que nuestros niños duranguenses, en primera instancia, tengan una sociedad sana y en segundo que podamos participar en este tipo de eventos como lo es la Copa Telmex-Telcel, que no solo ayuda a los futbolistas, sino que une a las familias”.

De la Calle a la Cancha es un programa de integración social, que busca brindar oportunidades de desarrollo a jóvenes que viven en contextos de vulnerabilidad social, impulsando su crecimiento mediante la práctica de actividades deportivas que contribuyan a su reinserción a un tejido social productivo, libre de adicciones, pandillerismo y pobreza extrema.

Los programas sociales de Fundación Carlos Slim ha beneficiado a más de 45.5 millones de personas de todas las edades elevando su calidad de vida, fortaleciendo sus capacidades y habilidades y logrando más y mejores oportunidades.

 

Vía: El Siglo de Torreón