Publicado el 30 de noviembre de 2016 a las 10:34 am.

La oficina en México de la Organización de las Naciones Unidas, presentó el informe de la UNESCO: Re-Pensar la Políticas Culturales, que recoge y analiza cómo países del mundo integran la cultura en sus políticas y programas de desarrollo.

La diversidad cultural y la creatividad se erigen como instrumentos estratégicos para alcanzar el desarrollo sostenible de las sociedades, señala la UNESCO.

El organismo menciona que en México y el mundo existen indicadores sobre el impacto que los bienes, servicios y actividades culturales tienen en el desarrollo económico y social, sin embargo, el informe un análisis detallado de las tendencias actuales, los avances y los retos que enfrentan los gobiernos al momento de diseñar políticas y programas culturales con impacto y trascendencia.

Conoce más: La cultura fundamental para impulsar el crecimiento económico

La directora y representante de la UNESCO en el país, Nuria Sanz, dijo que esta publicación responder a una preocupación institucional no solamente necesaria, sino evidentemente urgente y comprometida con la lengua española para todo nuestro subcontinente, pero también para todas las políticas culturales que también se hacen y se escriben en lengua española.

Es el primer instrumento de medición de la implementación de las recomendaciones surgidas de la Convención de 2005 sobre la Protección y la Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, entre cuyos objetivos se encuentran la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales, reconocer la índole específica de las actividades y los bienes y servicios culturales en su calidad de portadores de identidad, valores y significado.

Asimismo, proporciona ejemplos de políticas y medidas innovadoras que responden a problemas actuales tales como: la movilidad transnacional, la libertad artística, el acceso a los mercados internacionales y el entorno digital.

Según el informe, México se encuentra entre los países que han puesto en marcha estrategias de inclusión de la cultura en sus planes nacionales y regionales de desarrollo sostenible, los cuales adoptan una visión general de las industrias culturales y creativas y proporcionan apoyo y medidas de asistencia que tienen aplicación en todo el sector de la cultura y que son consecuentes con objetivos de sostenibilidad.