Publicado el 25 de abril de 2017 a las 10:39 am.

En el marco del Día Mundial del Paludismo, se dió a conocer la existencia de una nueva prueba molecular de laboratorio de campo, 80 mil veces más sensible para detectar el parásito en comparación con las pruebas actuales.

Uno de los problemas actuales en el diagnóstico, es la detección del parásito del paludismo en niveles muy bajos, sin embargo, esta nueva prueba permite diagnosticar oportunamente a las personas para asegurar que puedan recibir el tratamiento y prevenir la propagación de la enfermedad.

El profesor Daouda Ndiaye, del Departamento de Parasitología-Micología de la Universidad Cheikh Anta Diop señaló: “Los diagnósticos tempranos permiten prescribir el tratamiento correcto, y esto nos lleva a mejores resultados clínicos para las persona que padecen paludismo, también mantiene los tratamientos contra el paludismo para las personas indicadas. Además, debido a la dificultad de la detección del parásito en personas con un recuento bajo de parásitos, se necesita una herramienta de diagnóstico sólido, sensible y de laboratorio de campo, para rastrear el reservorio del paludismo en regiones donde se encuentra pre-erradicada, la cual ofrece esta nueva prueba molecular”.

Conoce más: Día Mundial del Paludismo

A pesar de un descenso del 60 por ciento en las muertes desde el año 2000, gracias a una mejor prevención y al aumento de las medidas de control, el paludismo sigue estando entre las tres enfermedades que causan mayor número de muertes infantiles alrededor del mundo, llevándose una vida cada minuto.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi la mitad de la población mundial está en riesgo de padecer paludismo.

  • En 2015, existían aproximadamente 212 millones de casos y una estimación de 429.000 muertes por esta enfermedad.
  • Más de dos tercios (70%) de todas las muertes ocurren en niños menores de cinco años.
  • La innovación de esta prueba es que puede desarrollarse en un laboratorio de campo, donde la infección es más elevada y la detección de la carga baja es más complicada de diagnosticar y tratar.