Publicado el 5 de mayo de 2017 a las 4:00 pm.

“La mejor arma para combatir la resistencia a los antibióticos está en nuestras manos”, es el lema que la Organización Mundial de la Salud (OMS), impulsa este día con motivo del día mundial del Lavado de Manos.

Este día resalta la importancia de esta práctica en el bienestar de la humanidad y la relación que existe entre la prevención de las infecciones y las prácticas de control.

De acuerdo con la OMS, uno de cada diez pacientes adquiere una infección al recibir tratamiento, y más de un 30 por ciento de los que son operados, adquieren una infección postoperatoria. Un 51 por ciento de esos contagios son resistentes a los antibióticos.

Asimismo, el organismo hizo una llamado a los países para fortalecer la prevención de las infecciones y de los programas de control, haciendo caso de las guías que ha establecido para ese propósito.

El director regional de la OMS para el Mediterráneo, el Dr. Mahmoud Fikri, señaló: “Sin un cambio de comportamiento, la resistencia a los antibióticos continuará siendo una gran amenaza”.

El experto afirmó que las infecciones intrahospitalarias, son uno de los eventos adversos más frecuentes en los servicios asistenciales y que estas constituyen uno de los más graves problemas de salud que afecta a cientos de millones de personas.

“Los daños que estas causan pueden ser evitados fácilmente. Estas pueden resultar en una carga financiera adicional y en ocasiones, hasta largos períodos de discapacidad o a la muerte”, puntualizó Fikri.