Publicado el 30 de mayo de 2017 a las 10:13 am.

Hace 50 años se publicaba la primera edición de “Cien años de Soledad”, obra universal del colombiano Gabriel García Márquez. De acuerdo con un artículo publicado por la BBC, la primera impresión se realizó el 30 de mayo en 1967, y saldría al mercado el 5 de junio de ese mismo año.

En ese entonces, el escritor colombiano tenía un promedio de venta de máximo dos mil ejemplares por libro que publicaba. Sin embargo, la editorial Sudamericana realizó la impresión de ocho mil ejemplares que se vendieron en menos de un mes.

La portada del libro había sido encargada al artista mexicano Vicente Rojo. Al no poder entregar a tiempo el diseño, los primeros ejemplares impresos son considerados especiales. La segunda edición ya mostraría el arte de Rojo que hacía referencia al juego de dados que se llama “macondo” como el pueblo de Cien años de soledad.

La primera traducción fue al francés, luego al alemán y posteriormente al inglés, donde finalmente se consagraría con la comunidad literaria internacional. Sin embargo, desde 1984 existía una edición ‘pirata’  en China que vendería millones de copias. La oficial se editaría hasta 2011.

En 1982 a los 55 años de edad se convertiría en uno de los ganadores del Premio Nobel de Literatura más jóvenes en la historia, sólo detrás de Albert Camus. Se negó a usar frac para la ceremonia, argumentaba que era de mala suerte.

Gran parte de sus influencias literarias fueron William Faulkner, Ernest Hemingway, Virginia Woolf y James Joyce.

Descubrió que iba ser escritor leyendo “La metamorfosis” de Kafka. “Yo no sabía que esto era posible hacerlo, pero si es así, escribir me interesa”.

La influencia de la obra literaria de Márquez ha logrado superar las barreras generacionales. Hace dos años, una maestra en Chile solicitó a sus estudiantes que ilustrarán Cien años de Soledad con memes. Esta ingeniosa forma de expresión tan conocida hoy en día logró un impacto mundial al viralizarse en redes sociales y retomado por los medios de comunicación tradicionales.

En una entrevista ofrecida al The New York Times, García Márquez señaló que nunca permitiría la adaptación de su obra al cine, debido a que los lectores de la novela imaginan a los personajes como quieren y si la historia fuese reflejada en la pantalla grande, destruiría esa ilusión, ese margen de creatividad.

Incluso, mencionó que si se hiciera, sería una producción muy costosa y que en 1989, hubiera requerido a grandes estrellas como: Robert de Niro en el papel del coronel Aureliano Buendía y Sofía Loren en el de Úrsula, “y eso la convertiría en otra cosa”.

García Márquez falleció a los 87 años en su residencia de la Ciudad de México.