Publicado el 21 de marzo de 2017 a las 9:42 am.

El Síndrome de Down es una combinación cromosómica natural que siempre ha formado parte de la condición humana, existe en todas las regiones del mundo y habitualmente tiene efectos variables en los estilos de aprendizaje, las características físicas o la salud.

El acceso adecuado a la atención de la salud, a los programas de intervención temprana y a la enseñanza inclusiva, así como la investigación adecuada, son vitales para el crecimiento y el desarrollo de la persona.

En diciembre de 2011, la Asamblea General de la Naciones Unidas designó el 21 de marzo como Día Mundial del Síndrome de Down

Con esta celebración, la Asamblea General quiere aumentar la conciencia pública sobre la cuestión y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. También quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

Best Buddies Internacional fue fundado en 1989 por Anthony Kennedy Shriver, quien reconoce que “las personas con discapacidad intelectual han sido excluidos o no tienen oportunidades fundamentales de socialización, integración y participación en la comunidad, lo que limita su desarrollo pleno en todas las áreas de su vida”.

Best Buddies inició en Estados Unidos y actualmente está presente en más de 50 países, llegó a México en septiembre de 2003, empezando con un grupo piloto de 30 parejas de cuates, hoy en día, tiene actividades en la Ciudad de México, Estado de México, Puebla, Cancún, Querétaro, Oaxaca, Mérida, León, Guadalajara, Xalapa, Cuernavaca, Ciudad Juárez, San Luis Potosí y Monterrey, más de 10,000 personas han participado en sus programas.

En alianza con Fundación Telmex, Best Buddies México contribuye a la integración y participación en la sociedad de personas con discapacidad intelectual por medio de amistades y embajadores, ayudándolos a alcanzar y mantener un puesto de trabajo en la comunidad, mediante formación y apoyo continuo.

Este programa se promueve y difunde en empresas y universidades, siendo un ejemplo de inclusión social y laboral.

En 2016, Best Buddies cuenta con más de 18 mil participantes, 30 personas con discapacidad intelectual trabajando en diversas empresas y 13 embajadores de Best Buddies México.