Publicado el 25 de diciembre de 2016 a las 10:00 am.

De acuerdo con la Secretaría de Salud de México, el índice de muerte materna ha disminuido de forma paulatina pasando de 88 decesos por cada 100 mil nacidos en 1990, a 39 fallecimientos de 2014.

José Narro Robles, secretario de Salud, señaló en las últimas décadas de ha avanzado en materia de salud materna en el país, sin embargo, todavía existe un déficit en las instituciones públicas.

México se comprometió en el año 2000 junto con otras 189 naciones, en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, a reducir la mortalidad materna un 75 por ciento para el 2015, no obstante, no se ha cumplido la meta.

Conoce más: Mortalidad materna e infantil se agrava en madres adolescentes

“No podemos estar satisfechos a pesar de que sigamos registrando menos muertes maternas, menos muertes neonatales, menos muertes infantiles o preescolares. Simplemente si nos comparamos con otras naciones, nos daremos cuenta que nos faltan muchos días, muchos trabajos por hacer, muchas cosas por realizar para llegar a las metas que queremos, estamos lejos todavía de haberlas alcanzado”, señaló el funcionario federal.

En el país las principales causas de mortalidad materna son preclamsia y hemorragia, que en conjunto representan más del 50 por ciento de las muertes.

Desde el 2011 la Iniciativa Salud Mesoamérica, con el apoyo de la Fundación Bill & Melinda Gates, el Instituto Carlos Slim de la Salud y la Agencia Española de Cooperación, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), busca disminuir la muerte materna y neonatal en el 20 por ciento de las mujeres más pobres de la región.

Actualmente la Iniciativa Salud Mesoamericana ha beneficiado a cerca de 1 millón de mujeres en edad reproductiva y 650 mil niños menores de cinco años.

El trabajo desarrollado ha mejorado la disponibilidad de equipos médicos para la atención del embarazo, la capacitación del personal de salud, la disponibilidad de medicamentos para la atención del parto y la disponibilidad de vacunas y suplementos para el adecuado desarrollo nutricional de los niños.