Publicado el 3 de mayo de 2017 a las 1:00 pm.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México existen 8.5 millones de personas que padecen asma. Representando el siete por ciento total de la población, siendo mayoría los menores de 14 años de edad.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señala que en 2015 atendió a más de 260 mil casos por crisis asmática.

El organismo estatal menciona que brinda a sus derechohabientes un enfoque preventivo y los invita a adoptar estilos de vida saludables, ya que al ser un padecimiento crónico, se puede controlar en su totalidad, siempre y cuando se sigan las recomendaciones de su médico.

Existen recomendaciones como el esquema de vacunación completo, recibir la inmunización contra la influenza y realizar ejercicio físico regularmente.

Conoce más: Mueren 130 al día mexicanos por tabaquismo

A través de un comunicado, el IMSS, mencionó que no todos los tipos de asma tienen origen alérgico, sino que algunos reaccionan al humo del tabaco o leña y a la exposición de solventes.

La OMS calcula que en el mundo:

  • El 80 por ciento de adultos que padecen esta enfermedad, manifestaron síntomas desde los primeros cinco años de vida.
  • Es la enfermedad crónica más frecuente en los niños.
  • Tres de cada 10 niños con sibilancias en el primer año de vida tendrán asma en el futuro.
  • Es la cuarta enfermedad que más años de discapacidad causa en niños de 10 años en todo el mundo.
  • Las muertes por asma aumentarán en casi un 20 por ciento en los próximos 10 años, si no se toman medidas urgentes.
  • Los principales factores de riesgo del asma son la exposición a alérgenos como los ácaros del polvo doméstico, presentes en las camas, alfombras y muebles, la caspa de los animales de compañía, el polen o los hongos, la contaminación, el humo del tabaco y los irritantes químicos en el lugar de trabajo.

El asma está presente en todos los países, independientemente de su grado de desarrollo. Más del 80 por ciento de las muertes por asma tienen lugar en países de ingresos bajos y medios-bajos. Para lograr un control eficaz es imprescindible que los medicamentos estén disponibles y sean asequibles, sobre todo para las familias de ingresos bajos.

El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea y sibilancias, que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra.