Publicado el 13 de mayo de 2017 a las 2:00 pm.

De acuerdo con investigadores de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la cobertura forestal global es al menos 9 por ciento mayor de lo que se pensaba.

El hallazgo de estas 467 millones de hectáreas de superficie forestal no contabilizada, ayudará a reducir la incertidumbre que rodea las estimaciones del sumidero de carbono terrestre.

Los biomas de tierras secas, donde la precipitación es más que compensada por la evaporación de las superficies y la transpiración de las plantas, cubren alrededor del 40 por ciento de la superficie terrestre de la Tierra. Estos biomas contienen algunos de los ecosistemas más amenazados, incluyendo puntos calientes de biodiversidad.

Sin embargo, las estimaciones anteriores de los bosques de tierras secas han estado plagadas de disparidades, causadas por cuestiones como las diferencias en la resolución espacial de los satélites, los enfoques de cartografía y las definiciones de los bosques.

Conoce más: Los bosques una herramienta natural para mitigar los efectos del cambio climático

Estas disparidades han dado lugar a grandes dudas sobre la confiabilidad de las estimaciones del área forestal mundial y a preguntas sobre la contribución real de los bosques al ciclo global del carbono.

En su investigación Jean-Francois Bastin y sus colegas de la FAO, analizaron datos de satélite de Google Earth, utilizando un conjunto de muestras detalladas de 213.795 parcelas de 0.5 hectáreas de todo el mundo.

La nueva  estimación de los bosques de tierras secas es entre un 40 y un 47 por ciento más alta que los cálculos anteriores, lo que corresponde a 467 millones de hectáreas de bosque de los que nunca se han informado antes. Esto aumenta las estimaciones actuales de cobertura forestal global en al menos un 9 por ciento.

Fundación Carlos Slim realiza acciones de adaptación y mitigación para la conservación de la biodiversidad. Estos proyectos contribuyen a la Estrategia Nacional de Cambio Climático. La mayoría de los proyectos son desarrollados en áreas naturales protegidas federales, en apoyo a las acciones de manejo y conservación que realiza la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).